¡Bienvenido!

Las dificultades naturales al inicio del proceso de auto-conocimiento (Meditación)

Las dificultades naturales al inicio del proceso de auto-conocimiento (Meditación)

La primera dificultad en este proceso de autoconocimiento, es que, si mantenemos la habitual manera de pensar y sentir acerca de nuestra vida, del otro y del mundo, nunca tendremos una percepción renovada de nuestro cotidiano y nada cambiará. Consideramos como cotidiano todo y cualquier evento que nos implica a términos una responsabilidad de acción eficiente en relación a la situación que se manifiesta en el << aquí y ahora >>.

Entonces es necesario tener una mente flexible para buscar oír nuevas formas y posibilidades de cómo percibir los hechos (internos y externos) y en sí mismo y por sí mismo, osar aplicar esta nueva mirada, permitiendo así que surja en nuestra mente y en nuestro corazón, la capacidad de identificar y de comprender cómo realmente nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás. Buscamos la experiencia de la auto-observación y no sólo una nueva teoría o dogmas.

La segunda dificultad, es de identificar la capacidad de observar la propia mente y de sostenerse en ser un perceptor interno – en ser un observador pacífico – ante lo observado internamente (pensamientos, emociones y sentimientos). Entonces, encontramos en el inicio la dificultad natural de mantenerse en el Estado de Concentración Interna. Sabiendo que los cánones de la experiencia del estado de Concentración Interna son distintos de los del estado de Concentración Externa.

Vamos a abordar hoy sólo el estado de Concentración Interna. En el mundo interno lo habitual es pensar y sentir de forma automática y reactiva a todo ya todos; esto es lo común y para muchos es inconsciente. La experiencia de Concentración Interna es un estado de atención eficiente y no una función cognitiva. Pensar y sentir reactivamente son funciones cognitivas.

Entonces, el practicante de Meditação Vedanta o de Mindfulness Advaita va a iniciar la capacidad consciente de auto-observación y de inmediato, va a caer en pensar y sentir respecto a lo observado; debido a que el común es el ego no va a gustar lo que va a percibir en sí mismo (en la mente) y también debido a la falta de habilidad (natural en el principio) en mantenerse en el <<Estado de Concentración Interna>>. Al ego no le gusta la auto-observación, y sufrir ante lo que observa, es reaccionar de forma habitual por << querer algo, o no querer algo >> que esté pasando internamente.

Pensar y sentir reactivamente y automáticamente a los hechos externos o internos es como opera de forma comun la mente, y es el estado habitual que todos conocemos. Sin embargo, el momento de saber (atención eficiente) lo que pasa en la mente misma, es la experiencia de la capacidade de ser un observador de si mismo, es el inicio del Estado de Concentración Interna.

Este <<Estado de Concentración Interna>> es distinto del Estado de Pensar y de Sentir. Pensar y sentir es una forma de reaccionar habitual debido a un movimento de la memoria, y es la no aceptación de lo que se observa, una la crítica a sí mismo. O sea, internamente <<aquello que observa>> no es lo mismo que <<aquello que pensa, sufre y critica>>.

Pero, tener la capacidad de saber lo que pasa en la propia mente, o sea, tener atención eficiente a la mente misma, y no alimentar las tendencias reactivas por medio del desapego, será el principio de la manifestación del equilibrio interno y consecuentemente externo- ocurre la organização del cotidiano.

Desde el principio, observe a sí mismo con gentileza e inteligencia. El Estado de Concentración Interna (con la práctica) se volverá estable, ya partir de ahí surgirá una mente que es capaz de reflexionar y de intuir ante los hechos de lo cotidiano – del momento presente. La auto-observación es un estado sin esfuerzo cognitivo (sin ansiedades y exectativas), pues sólo solicita el testimonio del movimiento de la mente para encontrarmos un distanciamento de la misma y por fin,  surge el desapego de los habitos.

Con la práctica, la mente se desacelerará y se tranquilizará en sí misma, surgirá el silencio interior y este silencio será la plataforma para la manifestación de la Consciencia en estados internos más firmes y profundos (Estados de Concentración Metafísica y Estado de Meditación); y esto será a base de la expresión externa en acciones mas coerentes y eficientes.

Si, meditar de verdad da trabajo, pero vivir en el automático reactivo trae consecuencias peores en el presente y en el futuro dará más trabajo.
Medite
Eloi Campos

admin

admin