¡Bienvenido!

Ser víctima es una identidad del yo superficial

Ser víctima es una identidad del yo superficial

Negar la propia responsabilidad y se sentir ser la víctima de alguien o de una situación, es parte de la vida cotidiana en el Latino América debido a la inda cultura de ser colonizados (tendencias colectivas). Pero también es una característica humana global, debido a que los papeles de exploradores y explorados se cambian en el tiempo del mundo. Los exploradores creen no directo de invadir y destruir y los explorados se creen víctimas.

El sufrimiento de la víctima proviene de su condición de se mantenerse como una víctima ante el hecho, porque el hecho, cuando ocurre, ocurrre en el mundo externo, y el sufrimento esta en elmundo interno. Y además, si el hecho realmente sucedió, sucedió en el pasado y allí se debe dejar, pero la víctima no se olvida de su condición de ser víctima, no quiere aprender a comprender y así a perdonar para liberarse y actuar de forma renovada ante la realidad del presente que es distinta del passado.

Quien tiene más poder siempre es la víctima, debido a que es la víctima que puede parar el juego y dejar de ser víctima y no buscar la venganza.

Si no perdona y no comprende, la victima seguirá sintiéndose siempre víctima, pues lo que libera del victimismo es la capacidad de la persona de perdonarse y perdonar al otro, y así comprender el pasado y el presente; es entonces cuando podrá integrar las duras lecciones de la vida.

Cuando la víctima ve a otro, ve sólo al culpable y quiere venganza – consciente o no. Y cuando se mira sólo a sí mismo, apenas ve una víctima que tiene siempre la razón y cree que es la justiciera y además, sente que sufrir es lo correcto y cree que sufre debido a la otra persona. Así que cada víctima es violenta debido a que se alinear con el negativo por la memoria y asi corrompe su propia naturaleza interior, y se mantiene en constante agresión a nivel interno como a nivel externo.

A menudo la víctima oculta su responsabilidad y por lo tanto no se plantea en perdonar, aprender, renovarse y amar. Sólo sigue repitiendo lo mismo, siendo incapaz de recriar su realidad – vive en ciclos negativos de existencia.

La amargura y la ira de la víctima son frutos de la decisión equivocada de no abandonar la memoria – de no olvidar su pasado – en no querer amar y esto le da una cierta identidad como un << yo >>. Sin embargo, en la comprensión de si mismo, del otro y del mundo, viene el amor y una percepción eficiente. Y esto posibilita el inicio del fin del egoísmo (fin del individualismo).

El ego necesita del pasado (memoria) para existir como un individuo (yo). Asi la víctima nunca olvida. El verdugo de la víctima en realidad está en su propia mente, en el recuerdo constante de lo que pasó y na camuflado busca venganza se crea el vicio de sufrir. Cuando el ciclo se encuentra implantado en la mente, actúa sobre la mente por sí mismo, por eso la importancia de la auto-observación y del autocontrol para la organización del cotidiano.

La víctima nunca busca donde está prioridad, porque sólo tiene ojos para lo que quiere y busca huir de lo que no quiere. Vive en un estado de miedo, duda, envidia, de cobardía y de orgullo, que oscurece la capacidad de actuar con rectitud y de ver con una mente renovada que sólo es posible si se mira desde el corazón y por la comprensión de la realidad.

La persona Real que es la expresión de la propia consciencia, está más allá de cualquier rencor, ser feliz está totalmente conectado con olvidar el pasado y seguir su camino y tanbien permitir a los demás sigan su vida.

El trauma está en el pasado, pero la experiencia de ser una víctima está en el presente, es preciso percibir que son experiencias distintas y separadas en el tiempo y espacio.

La comprensión liberadora sólo se produce si la mente está conectada con el presente. El sufrimiento de hoy por la memoria del pasado mantiene vivo el odio del imaginado-verdugo, y a menudo oculta el amor todavía existente (simetría) en el verdugo de hoy. Debido que el amor siempre sobrevive a la destrucción en el espacio y tiempo. El ser humano siempre surpreende en su capacidad de amar y  de destruir.

Y el odio que arde y se repite de la memoria a través del pensar y del sentir incoherente al momento presente, es la simetría del amor del pasado, es este odio que corroe hoy la vida de esta persona que cree que es una víctima y así se perpetúan el sufrimiento presente y futuro. Pero, el Amor por la entrega ao presente y la Sabiduría por la compreención del Real, son las claves para la libertad de esta ilusión de mutuos sufrimientos.

La ley del karma se aplica a equilibrar el pasado y la ley del libre albedrío nos permite aprender a vivir por la ley del Dharma.

Busque la Conciencia en Si Mismo
Perdona, poco a poco, pero decida por sí mismo ahora.
Eloi Campos

admin

admin